De Santos, Victoriano de Santos Troya

Nom complet:
Victoriano de Santos Troya
Data de naixement:
05/05/1906
Data de mort:
26/02/1943, 36 anys
Lloc de naixement:
País de naixement:
Demarcació:
Migcampista

Trajectòria



Equip Temp Div Edat PJ PT PC PS Min TG TV G
Atlético de Madrid 1928-29 22 18 18 18 0 1620 0 0 0
Atlético de Madrid 1929-30 23 18 18 18 0 1620 0 0 0
Barcelona 1933-34 27 18 18 18 0 1620 0 0 0
Valencia 1934-35 28 14 14 14 0 1260 0 0 0
Total 68 68 68 0 6120 0 0 0

Comentaris

victor

2018-12-19 09:51:42

Carta de Pedro Santos Troya, uno de los diez hermanos de Victoriano (el menor de todos):


De mi hermano más pequeño ya hablaré más adelante, pues aunque en apariencia era el más débil

de todos los hermanos, fue sin embargo un extraordinario atleta y jugador de futbol. Pero repito que

más adelante hablaré de él, pues vale la pena.


Aquellos años me dio por el deporte haciéndome socio de la Real Sociedad Gimnastica Española que

tenía el gimnasio en la calle de Barbiere y el campo de deportes en Diego de León esquina a Torrijos.

Todas las mañanas iba a dicho campo donde hacía gimnasia y un poco de futbol, deporte que llegó a

entusiasmarme y que practiqué con acierto aunque nunca llegué a tener la talla de mi hermano

Victoriano, tres años más joven que yo y que llegó a ser en su época uno de los más grandes

jugadores de España en su puesto. El futbol me llevó a apasionar tanto en practicarlo como en

presenciarlo como espectáculo, pues en aquella época ya había en España grandes equipos que

arrastraban verdaderas multitudes.


Mi hermano empezó a jugar muy joven, casi un niño. Sus primeros pasos los dio en un equipo de la

barriada con muchachos de su edad, entre los que destacó de una manera notable. Yo no me podría

imaginar que jugara tan bien y la primera vez que lo vi quedé asombrado pues con sus buenos 15

años tenía un toque de balón, un regate limpio que con un leve movimiento se quedaba siempre con

el balón y los contrarios caían al suelo sin tropezarlos; y sobre todo un sentido de la jugada que sus

pases eran medidos al compañero mejor situado. No había cumplido los 16 años y ya se lo

disputaban equipos de primera categoría. El Racing madrileño lo llevó a una excursión por Portugal,

y la Unión Esporting lo alineó en varios partidos veraniegos.


Entonces comprendí que si sabía administrar tenía un gran porvenir máxime que por entonces

empezaba el profesionalismo a ser reconocido oficialmente. Así es que decidí tomarlo por mi cuenta

y le aconsejaba hasta donde él me lo permitiera. Empecé por decirle que el Nacional no le convenía

pues era un Club de poca base económica al que le estaba reservado los últimos puestos de la

clasificación. El Madrid y el Atlético por el momento no le interesaban pues le contratarían como

suplente y eso a su edad resultaba peligroso. Le aconsejé un equipo donde jugara todos los

partidos y que le sirviera de trampolín para que un año después, más hecho y con un nombre, pudiera

pasar a esos grandes clubs para figurar en sus primeros equipos. Por entonces jugaba de interior o

de delantero centro. Él llegaba muy bien hasta el área pero una vez allá, no porque era medroso

sino por falta de corpulencia, era fácil presa par las defensas que no se resignaban a que tan poca

cosa los pusiera en ridículo con aquellos regates secos que materialmente los tronaba; así es que su

entrada en el área era entrar en la guerra, donde le tiraban a matar.


No cabía duda que su puesto no era el de delantero. Se lo dije y el comprendió mis razones. Teniendo

en cuenta su agilidad, su concepción de la jugada y su pase perfecto, su puesto era el de medio. De

delantero sería uno más, mientras de medio podría ser (como así fue) uno de los más cotizados de

España jugando en el Atlético de Madrid durante varias temporadas como figura del equipo siendo

capitán del mismo durante varias temporadas y figurando más adelante como titular en equipos de

la talla del Barcelona y el Valencia.


Y basta ya de futbol y mi hermano, y si sobre él me he extendido tanto ha sido como homenaje al

hermano al que quise tanto y que después de ser todo en su profesión murió en plena juventud,

víctima de cruel enfermedad y en unas circunstancias para mi inolvidables, ya que me encontraba

encarcelado y me enteré por un periódico que clandestinamente había entrado un compañero de

prisión; ya que mi familia, teniendo en cuenta mi situación, no me quiso nunca decir que estaba

enfermo y a su muerte gestionaron que con mi hermano Raimundo, que estaba como yo en la

Prisión de Torrijos, asistiéramos a su entierro, pero fue inútil ya que los sentimientos humanos en

aquella época no contaban a pesar de que la guerra había terminado cuatro años antes.

El missatge només el veurà l'equip de BDFutbol. Per comentaris públics inicia sessió
Notificar error